¿Comprar Comprobantes Fiscales es considerado un delito grave?

Son muchas las personas que desconocen sobre la legalidad de ciertos actos debido a que no han tenido un acercamiento profundo y directo a los documentos legislativos que imperan en nuestro país. Esta situación de desinformación ha acarreado muchos problemas, ya que las personas actúan sin haber atendido los lineamientos y normativas de cada procedimiento llevado a cabo en el ámbito público. Pese a las constantes advertencias que las instituciones dan a través de los medios, muchos mexicanos siguen haciendo este tipo de operaciones de manera premeditada sin  una correcta contabilidad fiscal. En esta ocasión el blog de CPMD y Compañía tiene para ti, una entrada que te explicará detalladamente un tipo de acción que debido a su naturaleza, conlleva muchos riesgos legales y económicos, a saber, la compra de comprobantes fiscales.

Para empezar, es necesario contestar la siguiente pregunta: ¿qué es un comprobante fiscal? Este puede definirse como un medio de convencimiento por medio del cual un contribuyente demuestra la autenticidad de las actividades relativas a los efectos fiscales. Es decir, si un contribuyente efectúa una acción por la que debe pagar una contribución, entonces tiene que proporcionar el comprobante fiscal para determinar su estado actual con respecto a lo que tenga que pagar. Asimismo, aquel que intervenga en alguna situación donde esté implicado un tributo, está obligado a solicitar un comprobante fiscal.

contabilidad-fiscal-cpmdLos comprobantes son testimonios oficiales de la legalidad de una acción que conlleve un impuesto, sirven para dar cumplimiento a la obligación estipulada en el artículo 29 del Código Fiscal de la Federación. También dan fe de la credibilidad de un hecho gravado y determinan la situación que un contribuyente tiene con el fisco.

Cabe mencionar que no cualquier documento puede ser designado bajo el rótulo “comprobante fiscal” sino sólo aquellos que sean emitidos con los requisitos exigidos por el artículo 29-A. Esto sirve como criterio de demarcación entre aquellos medios de convicción falsificados y aquellos que se distribuyen según los marcos legales, entre una operación auténtica y una operación inexistente.

Una vez dicho lo anterior, es fácil adivinar la respuesta de la pregunta que titula a este texto, ¿Comprar Comprobantes Fiscales es considerado un delito grave? La respuesta es “SI”; el adquirir comprobantes fiscales (CFDI) de actos simulados o inexistentes es un delito considerado como grave ya que se considera como “evasión fiscal” y las penas en quien (es) incurren en estos actos pueden ser desde 1 a 9 años de prisión. La falsificación de estos documentos ha puesto en serios problemas a los empresarios que, por reducir la cantidad de su contribución, acuden a organismos delictivos, por ello, mejor evite incurrir en estas prácticas que terminarán perjudicándolo y amenazando sus integridad, y lleve una contabilidad fiscal en regla.

¿Cuáles son los actos simulados o inexistentes?

Hoy en día se pueden encontrar “empresas” que ofrecen los servicios de “venta de facturas” para disminuir sus ingresos y así pagar menos impuestos; sin embargo en la mayoría de los casos esos actos o actividades no existen, es decir, jamás se adquirieron o se prestaron los bienes descritos en dichos comprobantes.

La Secretaría de Hacienda mediante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha puesto mayor atención a este tipo de contribuyentes y de forma regular en la propia página web se emiten relaciones de los contribuyentes que se han detectado realizando este tipo de prácticas, haciendo hincapié en que si usted como contribuyente ha adquirido comprobantes fiscales con alguno de los contribuyentes relacionados, verifique que los bienes o servicios hayan sido efectivamente enajenados o prestados, respectivamente.

Las autoridades fiscales, al encontrar un comprobante emitido por operaciones inexistentes, aplicarán las sanciones respectivas, por eso se debe llevar una correcta contabilidad fiscal. Tales penas son diversas y se aplican a aquellas personas u organizaciones que:

  • Alteren o destruyan los sellos o marcas oficiales y de control.
  • Destruyan o modifiquen las máquinas encargadas del registro de las operaciones fiscales, asimismo, a quién este en posesión y enajenación de marbetes sin autorización.
  • Expidan, o elaboren un documento simulado con el fin de ser entregado a alguien.
  • Adquieran, compren o acepten medios de convicción procedentes de procedimientos inexistentes.
  • Detenten comprobantes oficiales con fines lucrativos.

Con toda la información proporcionada hasta aquí puede ofrecerse una pregunta más clara y detallada sobre los actos simulados o inexistentes relativos a los comprobantes fiscales. Estos no tienen existencia legal, son inauténticos y no aprobados. Pese a su intención de fungir como documentos oficiales no lo son, es decir, son nulos.  Es por ello que puede determinarse la frontera entre una factura real, con validez jurídica y una apócrifa cuya intención es evadir una obligación fundamental para el crecimiento de un país: pagar impuestos.

En CPMD y Compañía, S. C. estamos convencidos que no necesariamente se tiene que recurrir a este tipo de prácticas para lograr la optimización de recursos, por lo cual ofrecemos servicios de contabilidad fiscal para realizar una buena planeación siempre apegado a las Leyes vigentes.

Nuestro fiscalista se encarga de realizar un estudio de su empresa o negocio para darle algunas opciones apegadas a la Ley y optimizar recursos, así se evitará problemas con las autoridades fiscales y usted tendrá la tranquilidad de que no incurre en actos irregulares.

Si tiene alguna duda de la situación fiscal de su empresa o negocio CPMD y Compañía, S. C. es un despacho contable que le puede brindar el apoyo necesario ya que contamos con Contadores Certificados y Especializados en varios ramos como son contabilidad fiscal, Auditoría Fiscal, Asesor Contable, ofreciendo también cualquier asesoría contable y fiscal.

Publicaciones recientes

Deja un comentario