Contabilidad fiscal: la apuesta a las PyMEs en 2016

Cuando se habla de contabilidad fiscal lo más común es pensar de manera inmediata en el cálculo y pago de impuestos, muchas veces incluso se piensa que este tipo de obligaciones únicamente generan problemas, conflictos y mayor carga de trabajo a las empresas y su personal. Quizás por cuestiones culturales, la creencia popular general que se tiene sobre las leyes tributarias impuestas por las autoridades correspondientes es que únicamente implican pagos, gastos y obligaciones, sin ventajas ni beneficios.

Sin embargo, lo cierto es que todas estas leyes, reglamentos y normativas impuestas por el SAT tienen diferentes aristas y vertientes. Por supuesto, el objetivo principal es establecer los lineamientos y parámetros a seguir para la recaudación fiscal, los impuestos, recursos cuyo objetivo principal es que sean utilizados en aras de lograr un bien común.

Pero las leyes fiscales no implican ni exigen únicamente el cumplimiento de obligaciones tributarias y el cálculo y pago de impuestos, también incluye secciones que hablan de ventajas y beneficios particulares que se ofrecen a los contribuyentes, incentivos que estos pueden utilizar en aras de lograr un mayor crecimiento y así fortalecer su economía y, en consecuencia, la economía del país.

Otra creencia popular al respecto es que la mayoría de incentivos fiscales son creados para favorecer a las grandes compañías, los grandes corporativos y a la inversión extranjera, pero también existen incentivos que han sido implementados en la ley para beneficio de las pequeñas y medianas empresas.

Desafortunadamente es común también que muchos empresarios, sobre todo cuando se trata de PyMEs, no se enteren de algunas de las modificaciones y nuevas reglamentaciones que entran en vigor. Por fortuna, CPMD y Compañía, S.C., como la firma de contadores públicos comprometida con la pequeña y mediana empresa que ofrece el servicio de contabilidad fiscal, ofrece a continuación información relevante sobre las más recientes modificaciones hechas a las leyes tributarias y que resultan en beneficios para las PyMEs.

A finales del 2015 fue evaluado por los legisladores el dictamen de la miscelánea fiscal, dictamen que fue aprobado y que entró en vigor desde el 1 enero de 2016. Lo más relevante de esta miscelánea fiscal y que la distingue de otras es que favorece de manera considerable la deducibilidad de impuestos y sobre todo, que ofrece diversos incentivos que buscan incrementar la inversión y la inyección de capital.

Lo realmente importante de esta miscelánea es que los incentivos creados están enfocados en un grupo específico del mundo empresarial, el cual es considerado como uno de los sectores estratégicos más importantes para la economía del país: las pequeñas y medianas empresas.

El incentivo que genera un mayor atractivo para los contribuyentes de este sector es la deducción inmediata que se genera al realizar una inversión en nuevos bienes de activo fijo (edificios, instalaciones, fábricas), siempre y cuando se trate de una pequeña o mediana empresa cuyos ingresos anuales no superen los 100 millones de pesos. Esto implica que los contribuyentes de este sector pueden deducir al 100% cualquier inversión de este tipo para efectos del cálculo y pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), según lo establecido recientemente en la legislación aprobada para este 2016.

Este incentivo realmente no es nuevo, pues con anterioridad se había implementado, pero fue eliminado en el ejercicio del 2014. Lo que resulta realmente interesante del regreso de este incentivo es que sus parámetros fueron modificados por los legisladores, pues anteriormente el límite de ingresos anuales para que la empresa fuera sujeta de este incentivo era de 50 millones, el cual fue incrementado al doble. La justificación que se da para esta modificación es que se busca mejorar el nivel de competitividad que tienen las pequeñas y medianas empresas en comparación con las grandes compañías y los grandes corporativos que forman parte del mercado.

Por supuesto, contar con un buen departamento contable o una buena asesoría en contabilidad fiscal es fundamental para determinar si se es sujeto o no a este incentivo y generar un presupuesto adecuado, así como tener todos los registros contables en orden.

Cabe mencionar que un detalle importante relacionado con este incentivo es que los contribuyentes pueden contabilizar y ser sujetos a este beneficio si realizaron alguna inversión en bienes nuevos de activo fijo durante el último cuatrimestre del año 2015. Asimismo es importante que las PyMEs tengan en cuenta que hay algunas excepciones sobre las que este incentivo no es aplicable.

Otro beneficio para las pequeñas y medianas empresas que se implementó con estas nuevas disposiciones fiscales es que el gobierno está en busca de crear un nuevo programa que facilite el acceso y otorgamiento de créditos a las PyMEs, siempre y cuando la empresa cuente con viabilidad crediticia, la cual se determina con base en la información que el SAT posee de ejercicios y declaraciones anteriores, información que esta instancia proporciona sin violar el secreto fiscal que el mismo SAT garantiza.

Ante estos dos beneficios que se han ofrecido en la miscelánea fiscal del 2016, también se agrega una nueva obligación: a partir del 1 de enero de 2016, todas las pequeñas y medianas empresas están obligadas a llevar sus registros contables y fiscales de forma electrónica. De igual manera, toda la información contable y el cumplimiento de obligaciones tributarias deben ser realizadas por medios digitales, mediante el uso del buzón tributario.

Estas nuevas disposiciones fiscales son importantes para el crecimiento de las PyMES, un sector que a veces parece olvidado, pero que debe ser constantemente atendido, pues es de gran importancia para el país, ya que tan solo en lo que a empleo se refiere, es un sector que genera alrededor de 1.3 millones de empleos en todo México. Esto ha sido notado por los legisladores y por ello han agregado estos incentivos para las PyMEs, y no sería sorpresa que en futuras revisiones se agreguen nuevos apoyos para los contribuyentes de este sector.

CPMD, por su parte, se enorgullece al asegurar que desde su fundación ha tenido siempre en cuenta a las PyMES y con el paso del tiempo ha fortalecido y reforzado su compromiso y relación con este sector, por ello ofrece sus servicios fiscales y contables, entre los que se encuentra la contabilidad fiscal, servicios para optimizar y ayudar al crecimiento de las PyMEs.

Publicaciones recientes

Deja un comentario