La contabilidad en general es “realizar el registro de las operaciones monetarias”; Todas las personas físicas con actividades empresariales o personas morales (empresas) están obligadas por Ley a llevar su contabilidad, es decir, tienen la obligación de registrar todas y cada una de sus operaciones realizadas como son sus ventas, compras, gastos, inversiones, provisiones, cobros etc.

Adicionalmente es importante registrar las operaciones financieras para poder determinar el resultado a un periodo específico, es decir, preparar los Estados Financieros en donde podremos observar si hubo utilidad o pérdida en un periodo, así como con los mismos se pueden tomar decisiones importantes en la empresa.

contabilidad fiscal

CPMD y Compañía, S.C. está formado por Contadores Públicos Titulados y Certificados, ponemos con cada uno de nuestros clientes nuestra experiencia de más de 12 años para realizar una planeación fiscal y en lo posible ayudar en la optimización de la contabilidad fiscal de las empresas.

Nos sentimos comprometidos con nuestros clientes, nuestra política es:

  • Escuchar las necesidades de los clientes
  • Analizar la situación
  • Proponer algunas soluciones posibles

Porque trabajar con nosotros?

En CPMD y Compañía, S. C. tenemos la clara idea y la experiencia suficiente para brindar un servicio de calidad, estamos actualizados para ayudarle en su contabilidad fiscal y darle un valor agregado ya que dependiendo del tipo de contribuyente  será como deben de llevar su contabilidad, actualmente existen varios tipos de contabilidades como son: Contabilidad Simplificada, Contabilidad General, Contabilidad Fiscal. Si se tiene un micro negocio (papelería, estética, veterinaria etc.).

La contabilidad será simplificada es decir, solo se tendrán que llevar las entradas y salidas de dinero; sin embargo para las pequeñas, medianas y grandes empresas la contabilidad se tendrá que realizar en un sistema de cómputo el cual pueda emitir balanza de comprobación, balance general, estado de resultados, auxiliares de cuenta etc.

En México como en muchos países existen dependencias que se encargan de recabar los impuestos de los contribuyentes tal es el caso del Servicio de Administración Tributaria (SAT); Existen varios tipos de impuestos tales como el Impuesto Sobre la Renta (ISR), el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto Sobre Salarios, el Impuesto Sobre Nómina, etc.

La Contabilidad Fiscal nos va ayudar para determinar los montos a pagar, en su caso, de los distintos impuestos. Es importante siempre llevar la contabilidad fiscal al corriente ya que con las nuevas disposiciones que el Servicio de Administración Tributaria implemento a partir del 1º de enero de 2015.

En donde obliga a todas las personas físicas y morales a expedir comprobantes fiscales digitales por internet (CFDI) en conjunto con las declaraciones informativas de operaciones con terceros (DIOT) prácticamente la autoridad tiene conocimiento de cuanto ($) se facturo y cuanto se cobro ($) en un periodo determinado.

Lo que pretende la autoridad con estas nuevas disposiciones es que haya menos evasores de impuestos, por eso en la Ley de Ingresos de 2015 se observa un incremento del 7% de recaudación  con respecto al año 2014, lo cual es aceptable hablando a nivel País.

Si bien es cierto que las disposiciones vigentes le simplifican el trabajo al Servicio de Administración Tributaria (SAT), para los Contadores Públicos es al contrario, les incremento el tiempo a invertir para registrar la Contabilidad Fiscal.

Hoy en día se tiene que considerar mayor tiempo en revisar los comprobantes fiscales digitales por internet (CFDI) ya que si no se cuenta con algún software especializado se tendrá que verificar y validar uno a uno los archivos XML en la página web del SAT para verificar que el comprobante se encuentre vigente y con los datos correctos.

Adicionalmente se destina mayor tiempo en realizar la contabilidad ya que ahora se tiene la obligación de “adjuntar” a cada una de las pólizas contables el o los archivos XML correspondientes, un ejemplo es, si registramos la póliza del pago de nómina, en dicha póliza se tendrá que adjuntar todos los recibos timbrados (XML) del 100% de los empleados a los que se les está pagando si la empresa tiene 5 o 10 empleados pues será menor el tiempo destinado a que si tuviera 100 o más empleados.

CPMD y Compañía, S. C. tiene la infraestructura necesaria para ocuparnos de todo lo relacionado con sus comprobantes fiscales digitales por internet (CFDI) para que usted solo se ocupe de la operación de su negocio.

También es recomendable realizar cada mes una consulta en la página web del SAT de todos los comprobantes fiscales digitales por internet (CFDI) tanto emitidos como recibidos esto con la finalidad de ir “conciliando” los registros contables contra lo realmente registrado en el SAT, ya que en ocasiones algún proveedor o acreedor nos emite un CFDI.

El cual por cualquier situación es incorrecto y no se toma en cuenta, en este caso el proveedor o acreedor “debe” de cancelar dicho comprobante fiscal, sin embargo existen varios casos en que no es así y el problema es que en la base de datos del SAT se encuentran dos comprobantes vigentes, por esta y otras causas es recomendable hacer dicha consulta cada mes.

Una vez que se tiene la contabilidad fiscal registrada conforme a lo dispuesto por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) se debe de enviar por única vez el “catalogo de cuentas” con el cual se registran las operaciones y también la balanza de comprobación que no es otra cosa más que un resumen de saldos del catalogo de cuentas.

Los plazos para enviar la información anterior se encuentran en la página web del SAT en donde dependiendo que tipo de contribuyente sea será la fecha de entrega. Vale la pena mencionar que es de suma importancia tener la contabilidad fiscal prácticamente al día para poder cumplir con el pago de impuestos en tiempo y forma ya que si no se cumple se puede dar el caso en que la autoridad “requiera”.

La presentación de la(s) declaración(es) omitidas, en cuyo caso se tendrán que presentar, pagar el impuesto, pagar los accesorios (actualización y recargos) omitidos y en algunos casos alguna multa impuesta por el Servicio de Administración Tributaria por no haber presentado la declaración en tiempo o haberla presentado de forma extemporánea.

 Ahora bien, si en el caso de que la autoridad nos requiera alguna declaración no presentada y se haga caso omiso de dicho requerimiento, puede traer como consecuencia, aparte de una multa, puede llegar a generar que la autoridad ejerza sus facultades de comprobación, en otras palabras nos hagan una auditoría directa.